Logo
Imprimir esta página

DESPUÉS DE VEINTE AÑOS, LA PARITARIA NACIONAL DOCENTE PUEDE SER REALIDAD

La CTERA le pidió a Trabajo que convoque a paritarias, como lo establece la Ley de Financiamiento. (Declaraciones de Stella Maldonado)

Nota de Nora Veiras publicada en el diario Página/12 el día 23 de octubre de 2007.

La convocatoria a una paritaria nacional docente es un reclamo que la Confederación de Trabajadores de la Educación (CTERA) repite desde hace más de veinte años.

Acaba de presentar una carta al Ministerio de Trabajo para que se conforme ese ámbito de negociación federal. Stella Maldonado, titular de la central docente, explicó a Página/12 que “a partir de la reglamentación de la Ley de Financiamiento Educativo, realizada en mayo, si una de las partes lo pide, Trabajo tiene que llamar a paritarias” y destacó que “aspiramos a que se convoque antes de la asunción del nuevo gobierno y así tener avances antes del comienzo del ciclo lectivo”.

La posibilidad de discutir los criterios para fijar el salario básico docente, la estabilidad y las condiciones laborales entre todas las jurisdicciones del país es una demanda que unifica a los distintos gremios con jurisdicción nacional.

Actualmente los básicos varían entre los 450 pesos de Corrientes y los 830 pesos de Santa Cruz; el promedio está en 550 pesos. El sueldo inicial para el cargo testigo de maestro de grado tiene un piso de 1040 pesos y hasta fin de año llega a 1150 en la mayoría de las provincias por el pago extra de las cuotas de incentivo salarial pendientes de gobiernos anteriores. El problema es que los aportes sociales, previsionales y el plus por antigüedad –que llega al 120 por ciento a partir de los 20 años– se calcula sobre el básico.

La discusión para establecer los criterios de un blanqueo progresivo se dará en el ámbito de la negociación colectiva. En realidad, existe una ley de paritaria nacional docente, pero como para reunirse necesitaba el acuerdo expreso de las Legislaturas de, por lo menos, doce provincias, nunca se llegó a poner en práctica. Con la reglamentación del artículo 10 de la Ley de Financiamiento Educativo se soslaya ese paso. La CTERA, UDA, los técnicos de AMET y los privados de Sadop y la Confederación Argentina de Educadores (CEA) serán la parte gremial representada; por los gobiernos participarán Trabajo, Educación y el Consejo Federal de Educación (CTERA) –el organismo que nuclea a los ministros de cada una de las jurisdicciones.

Maldonado señaló que hay provincias en las que todavía sigue vigente el presentismo y en las que se llega a pagar hasta 200 pesos del sueldo en tickets canasta, como es el caso de San Juan. En los últimos tres años, el gobierno nacional ha traccionado, de hecho, la elevación del sueldo inicial hasta llevarlo a 1040 de inicial. El problema entonces se concentró en la necesidad de blanquear los básicos, una responsabilidad directa de cada uno de los gobiernos provinciales y de compleja solución. La complejidad surge del alto impacto del sector docente en la masa salarial destinada al pago de los empleados públicos.

De acuerdo con la reglamentación, si una de las partes solicita la convocatoria a paritarias, Trabajo tiene quince días para hacerlo. “Va a ser la primera vez en la historia que se concrete una instancia de negociación docente de esta envergadura”, señaló Maldonado. La paritaria es la herramienta para tratar de reordenar los sueldos en un sistema absolutamente fragmentado.

Artículos relacionados (por etiqueta)