Menu

Facebook

 

 

Una Paritaria que dejará huella, Nota Opinión de Sonia Alesso

Desde 2016 hasta 2019 el gobierno de derecha del macrismo cercenó una de las conquistas trascendentales  de las y los trabajadores de la educación: la Paritaria Nacional Docente.

Esta conquista fue consecuencia de las luchas históricas de la Marcha Blanca del 88, la Carpa Blanca del 97 al 99 y, ya en el macrismo, en el 2017, para volver a conseguirla, la Escuela Pública Itinerante frente al Congreso Nacional –donde fuimos reprimidos– y la instalación de la Escuela Itinerante en las provincias del país.

Desde 2020 la Paritaria Nacional Docente se volvió a convocar con la decisión política del Gobierno Nacional.

En ella se discuten salarios, financiamiento para educación, formación, incentivo docente, inversión para infraestructura escolar, entre otros temas.

Con la pandemia, se conformó un Comité con especialistas en salud, epidemiólogos, sindicatos, ministerios de salud y educación, para elaborar un “protocolo” necesario para la vuelta a clases en forma presencial.

El 18 de febrero el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, recibió a la CTERA representada por mí como Secretaria General , Roberto Baradel, Secretario Adjunto, y al Secretario General de la CTA  Hugo Yasky.

En ese encuentro le planteamos muchos temas referidos al comienzo del ciclo lectivo pero hubo dos que eran de suma importancia: la vacunación a las y los docentes de todo el país  y resolver el conflicto de Chubut, que ya llevaba dos años en crisis con deudas salariales, inversión en educación, falta de diálogo, entre otros.

El viernes pasado la Paritaria Nacional Docente dio respuesta a estos dos reclamos: un cronograma de vacunación a las y los docentes de todo el país y el inicio de la resolución del conflicto de Chubut.

El Estado Nacional invertiría 4.000 millones de pesos para resolver los salarios adeudados en la provincia de Chubut.

Este hecho muestra claramente la importancia que este gobierno le da a la Educación Pública y al Derecho Social a la Educación.

Del desfinanciamiento, destrato, ataques, insultos, espionajes, amedrentamientos, desprestigio de las organizaciones sindicales docentes por parte del macrismo se pasó al diálogo, a propuestas para solucionar conflictos, a tener las puertas abiertas para los representantes de las y los trabajadores de la educación.

Es necesario analizar el contexto para tener memoria de que la concreción y vigencia de la Paritaria Nacional Docente llevaron décadas de luchas de CTERA:

  • El piso salarial pasará de 31.000 pesos en marzo a 37.000 pesos en septiembre.
  • En el acuerdo Paritario logramos, entre otros puntos, un 34,6% de aumento para el docente que recién se inicia –piso salarial docente–, un aumento del incentivo docente –FONID– y de Conectividad del 45% donde el Estado Nacional invierte 11.000 millones de pesos.
  • Continuará el Fondo Compensador de desigualdades salariales para las provincias más necesitadas, Fondo que envía el Gobierno Nacional.
  • Se monitoreará en todas las provincias el plan de vacunación, los protocolos de salud, higiene y medio ambiente en las escuelas para preservar la salud de las y los estudiantes y de las y los docentes.
  • Se continuará con los Programas de Formación Docente de manera permanente y gratuita para las y los docentes en ejercicio.

Una manifestación de esta nueva etapa que estamos viviendo es el primer párrafo del Acta Paritaria que expresa:

“El reconocimiento a maestras y maestros, a profesoras y profesores, equipos de dirección y supervisión, y a la comunidad educativa toda, siendo la escuela un ámbito insustituible que la sociedad en su conjunto ha revalorizado, destacando que las trabajadoras y los trabajadores de la educación han transitado –y continúan transitando– esta etapa de pandemia con un compromiso permanente e inclaudicable”.

El viernes las y los representantes sindicales docentes fuimos recibidos por el Presidente de la Nación, quien ratificó su compromiso en defensa de la Educación Pública y del sostenimiento y defensa de la profesión docente.

Seguiremos luchando por más derechos para las y los docentes, por mejores salarios y condiciones dignas de trabajo, y una Educación al servicio de nuestro pueblo.

Sin duda esta Paritaria dejará una huella más en nuestra historia de lucha.

 

* La autora es Secretaria General de CTERA

Leer más ...

ESCUELAS SEGURAS Y CUIDADAS Las condiciones para la presencialidad

ESCUELAS SEGURAS Y CUIDADAS

Las condiciones para la presencialidad

 

Durante el mes de enero los medios de comunicación hegemónicos se ocuparon de instalar un debate sobre la vuelta a la presencialidad en las escuelas para el año 2021. Lo hicieron apelando a falsas dicotomías y a información carente de toda rigurosidad.

Instalada la discusión, también apelaron a reproducir los ataques de ex funcionarios de la gestión macrista, quienes se sumaron con las ya conocidas agresiones y difamaciones hacia la docencia y Sindicatos de trabajadores/as de la educación, especialmente contra CTERA.

Estos ex funcionarios del macrismo, que ahora hablan de “la importancia de las escuelas”, son los mismos que incumplieron con la Ley de Financiamiento Educativo, clausuraron la Paritaria Nacional Docente y, entre otras cosas más, destruyeron el plan Conectar Igualdad, desmantelaron la formación docente y abrieron las puertas del sistema público para el ingreso de las fundaciones y de las empresas privadas que se dedican a hacer negocios con la educación.

Esta arremetida de la derecha no sólo causó asombro, sino también el enojo de las y los docentes que durante todo el año 2020 multiplicaron sus horas de trabajo, asistieron a los comedores escolares, repartieron cuadernillos y materiales y aportaron sus propias herramientas para trabajar en forma remota, afectando la vida cotidiana de sus propias familias.

Queda más que claro que la docencia es la más interesada en volver a trabajar en las escuelas porque ese es el lugar natural para hacerlo, siempre y cuando estén garantizadas las condiciones de seguridad y cuidado de la salud y la vida de toda la población escolar.

La educación es un proceso permanente y complejo, por eso enoja mucho la simplificación del discurso que los reaccionarios esgrimen por estos sobre la educación. Hoy reaparecen con consignas sin contenido, en una apuesta marketinera que presiona sin asumir las responsabilidades, obstaculizando un debate serio, donde las y los docentes, las y los especialistas en pedagogía y la comunidad educativa tienen un papel fundamental. Como así también tienen un papel fundamental en este debate las y los profesionales de la salud y científicos/as que hoy nos están alertando sobre las condiciones epidemiológicas alarmantes que estamos atravesando.

A los que hacen comparaciones falaces e infundadas comparaciones ya le hemos dicho que la escuela no es un bar, no es un club, no es una cervecería. Que la educación no es una mercancía, porque es, fundamentalmente, un derecho social tal como lo dice la Ley Nacional de Educación y nuestra Constitución. Asegurar ese derecho es una responsabilidad del Estado Nacional y de las provincias.

Desde los sindicatos docentes, por supuesto, queremos la mejor educación para los niños, niñas, jóvenes y adultos de nuestro país, y queremos debatir profundamente sobre cómo fortalecer a la Escuela Pública en este difícil momento que vive la Argentina y el mundo. En este sentido la pandemia ha dejado muchas lecciones, especialmente sobre los problemas de vivir en un mundo dominado por las políticas neoliberales. Y la crisis ha puesto en valor la importancia de la presencia de los Estados para garantizar la Salud, la Ciencia y la Educación.

Hoy ya no caben dudas sobre la necesidad de avanzar en políticas estatales para la producción soberana de vacunas y tratamientos de salud inclusivo para todas la población y en especial para los más vulnerados/as. Una inversión educativa que además de garantizar escuelas seguras y cuidadas, provea de conectividad a las comunidades, de dispositivos y medios tecnológicos para achicar la brecha digital que hoy existe,.

No se puede plantear el retorno a la presencialidad de manera imprecisa y ambigua, tal como en muchos lugares se está haciendo; no se pueden desconocer las graves consecuencias que traerían los regresos a los espacios físicos de las escuelas sin las debidas previsiones; como así tampoco se puede obviar la precariedad de recursos, las falencias edilicias ni la falta de cargos docentes.

Consideramos que para un regreso seguro a la presencialidad en las escuelas es necesario que estén contempladas todas las condiciones de salud e higiene de la comunidad educativa en su conjunto. Solo eso garantía de poder ejercer el derecho a la educación, y los sindicatos docentes hemos luchado siempre por ello.

 

* Secretaria General de CTERA. Esta declaración también es suscripta por Hugo Yasky, Roberto Baradel y Eduardo López.

Leer más ...

La Escuela y el Fútbol. Nota Opinión de Sonia Alesso

La Escuela y el Fútbol. Nota Opinión de Sonia Alesso

Publicada en el portal "El Cohete a la Luna" domingo 18 de octubre.

En estos días ante la noticia, seguramente muy esperada, de la vuelta del campeonato de fútbol se reeditó en los medios de comunicación hegemónicos el “clamor” por la “vuelta” a clases

Algunos se preguntan: si vuelve el fútbol, ¿cómo no van a volver las clases?”

Este pedido es instalado con total falta de seriedad, como si fuera asimilable el fútbol a la escuela.

En este punto el primer error que necesita ser aclarado es que no se puede hablar de vuelta a clases cuando, desde el primer día del aislamiento social preventivo y obligatorio resuelto por el Estado nacional con el fin de cuidar la salud de todas y todos los argentinos, las escuelas cambiaron su forma de funcionamiento pero nunca dejaron de trabajar.

Las clases nunca dejaron de existir, las maestras, maestros, profesoras y profesores estuvieron desde el comienzo de la Pandemia utilizando todos los medios a su alcance para que las niñas, niños y jóvenes accedieran a los contenidos pedagógicos, con recursos tecnológicos, repartiendo cuadernillos, creando e inventando sobre la marcha las mejores formas de llegar a los estudiantes, conociendo como muchos el Zoom y otras maneras de enseñar. Esto con todas las dificultades de una situación inédita y poniendo al servicio de su trabajo medios propios.

¿Los funcionarios y los comunicadores saben que fuimos nosotros los que pagamos teléfono, conectividad?

¿Saben que en un 70 %, 75 % los docentes son, somos, mujeres con familia a cargo, que además de la tarea de enseñanza aprendizaje seguimos con las tareas diarias?

¿Saben de la sobre carga laboral que tuvimos todos estos meses?

Seguramente además de los, las docentes pueden dar bien cuenta de esta situación las familias que, desde el primer día recibieron tareas, clases virtuales, cuadernillos y hasta programas de radio a través de los que se garantizó la continuidad pedagógica.

Primera cuestión desmontada entonces no puede pedirse la “vuelta a clases” cuando estas nunca se interrumpieron.

Segunda cuestión: ¿es asimilable el campeonato de fútbol al ciclo lectivo? Nadie podría decir que es lo mismo Las condiciones materiales en las que puede jugarse un partido de fútbol, los protocolos a aplicar no tienen ninguna comparación posible con la reanudación del ciclo lectivo presencial.

¿Realmente piensan que 22 jugadores en espacios abiertos, con instalaciones adecuadas, con revisación sanitaria constante, es lo mismo que 20, 25, 30, 35 chicos en un espacio reducido, con escuelas, muchas de ellas, en malas condiciones edilicias?

En este punto podríamos hablar también de sentidos: el fútbol profesional, con su lógica de entretenimiento, ¿es lo mismo que la escuela?

Hace una semana, CTERA realizó un Conversatorio Virtual con los dirigentes sindicales docentes Manuela Mendonca de  FRENPROF de Portugal, Francisco García y Cuqui Vera  de FECCOO de España, Odile Cordelier de SNES de Francia y Nicolás Richards de la  Internacional de la Educación. Se comentó de primera mano la experiencia de los países  en que las autoridades nacionales o jurisdiccionales apuraron al regreso a las clases en forma presencial y luego tuvieron que retroceder, cerrar escuelas, porque se habían multiplicado los contagios, favoreciendo un nuevo brote.

Tercera cuestión: ¿somos los sindicatos docentes, como titulan los medios hegemónicos, quienes nos oponemos al regreso a las clases presenciales?

Una verdad mal contada es una mentira

El 4 de junio, CTERA, junto a los otros cuatro sindicatos nacionales, el Ministerio de Educación de la Nación y el Consejo Federal de Educación, firmaron un Acta Paritaria Nacional donde se especificaba el Protocolo para la vuelta a clases en forma presencial. Este Protocolo estuvo asesorado por sanitaristas y epidemiólogos destacados. Es decir, hace cuatro meses estábamos pensando protocolos para una presencialidad posible, sin dejar de pensar en cuidar la salud y la vida de todas y todos los integrantes de las comunidades educativas, estamos hablando de miles y miles de niñas, niños y jóvenes, de docentes, de auxiliares, de familias que se trasladarán para llevarlos y volverlos a buscar a la escuela, en distintas condiciones y geografías

CTERA fue muy clara desde el primer momento: la vuelta a clases en forma presencial debe darse cuando haya nulo o bajo nivel de contagios, cuando las escuelas estén en condiciones sanitarias y epidemiológicas adecuadas, cuando haya insumos de higiene y personal suficiente. Ni las puestas en escena en patios abiertos con algunas sombrillas, ni los famosos semáforos pueden tomarse en serio.

Quienes agitan el tema de la vuelta a la presencialidad lo hacen en forma irresponsable y adjudicándose representaciones que no les corresponden, por ejemplo la de las familias, cuando es público y evidente que las familias están preocupadas por los riesgos a los que podrían ser sometidos sus hijos e hijas más que ninguna otra cosa. O la representación de las infancias más vulnerables para las que no piden mejores condiciones de vida sino que plantean empujarlas a riesgos innecesarios, mientras propagandizan desde sus medios las opciones de educación paga para el que puede.

Es el momento de abrir un debate serio sobre las condiciones de enseñar y aprender, sobre la inversión educativa, los edificios escolares, la desigualdad. Por eso exigimos a los gobiernos nacional y provinciales la provisión urgente de conectividad y equipamiento tecnológico a estudiantes y docentes para garantizar la continuidad de los procesos de enseñanza y aprendizaje, ya que garantizar el derecho a la educación hoy, es garantizar la provisión de los recursos para hacerlo posible.

Entonces, exigimos seriedad para hablar de la vuelta a la presencialidad, de las condiciones sanitarias y objetivas para que sea posible en el momento en que no signifique un riesgo para la vida ni la salud.

Hablemos de educación, de garantizar derechos y no nos dejemos arrastrar a los falsos planteos de sectores políticos y mediáticos que, o no comprenden lo que el mundo está viviendo, o siguen la línea de Trump y Bolsonaro de privilegiar la economía por sobre la salud.

Educación siempre, educación para todos y todas, debates serios que defiendan a nuestras infancias y juventudes, los niños, niñas y jóvenes de nuestra patria merecen nuestro cuidado.

Sonia Alesso

Secretaria Generl de CTERA

 

 

 

Leer más ...

La Solidaridad docente La Secretaria General de CTERA describe la tarea de los docentes durante la cuarentena

La Solidaridad docente

La Secretaria General de CTERA describe la tarea de los docentes durante la cuarentena

Decía el maestro Isauro Arancibia, docente y dirigente tucumano, fundador de CTERA, asesinado el 24 de marzo de 1976 por la dictadura militar: «No hay maestra o maestro cierto y auténtico que no esté comprometido con su pueblo».
Este legado histórico acompaña el accionar diario de miles y miles de docentes de todo el país.
Cada día nos ponemos el guardapolvo, con la convicción de que además de enseñar, tenemos que ser capaces de construir junto a nuestrxs pibxs una sociedad más justa.
A lo largo de los años vamos forjando con nuestrxs estudiantes y la Comunidad Educativa una relación de amor y solidaridad que se vuelve indestructible.
Compartimos con ellxs sus alegrías, sus logros, sus angustias, sus momentos difíciles, pero lo hacemos —como nos enseñara el gran latinoamericano Paulo Freire—, con la bandera de la pedagogía de la esperanza en alto.
En estos tiempos de cuidados, en estos tiempos de zozobra, estamos en puestos de trabajo: algunxs en las escuelas bajando de los camiones los alimentos, empaquetando las viandas y los bolsones de comida para entregárselos a las familias; otrxs planificando desde sus casas e interactuando con sus alumnxs; otrxs distribuyendo materiales para aquellxs que no tienen conectividad.
No somos héroes, no somos apóstoles, somos trabajadorxs de la educación, conscientes de esta época que vivimos. Somos obstinadamente docentes.
Tenemos la solidaridad y el compromiso de este tiempo,  sabemos que las tizas siguen escribiendo la historia y que esta historia, más temprano que tarde, alumbrará tiempos mejores, tiempos de esperanza, tiempos donde los abrazos vuelvan a encontrarnos en las aulas.

 

* Secretaria General de CTERA
Leer más ...

HOY, MAS QUE NUNCA: PARITARIA NACIONAL DOCENTE

HOY, MAS QUE NUNCA: PARITARIA NACIONAL DOCENTE

Llama poderosamente la atención ver la campaña mediática en contra de la Paritaria Nacional Docente que han desatado en estos días algunos medios que responden políticamente al Gobierno recientemente derrotado en las elecciones nacionales.

Se trata de notas publicadas en diversos medios, armadas con una preocupante falta de rigurosidad periodística e informativa en las que se alude a fuentes indefinidas e imprecisas para cuestionar lo que ha sido una de las principales conquistas del Sindicato Docente en los últimos años: La instancia de la negociación colectiva a escala nacional. En estas notas hacen referencia a: “algunos despachos provinciales insisten en que la pauta la salarial nacional complicará las negociaciones locales”; “otros distritos se muestran proclives al retorno del mecanismo…”; “un tercer lote se muestra prescindente…”. En ninguno de los casos se hace referencia expresa a la fuente.

Entre las principales garantías, con el funcionamiento de la Paritaria Nacional desde el año 2007 al 2015 se había conseguido disminuir las diferencias salariales entre las provincias, garantizar que ningún docente perciba un salario inferior al mínimo nacional, avanzar en el mejoramiento de las condiciones de trabajo, en la formación docente gratuita y en ejercicio, en la reducción de la conflictividad, entre otras cosas.

Por el contrario, desde que se clausuró la PND, se ha observado:

- Una Caída abrupta en los niveles de inversión educativa. Por primera vez desde el 2010, la inversión educativa estará por debajo del 6% del PBI que exige la Ley 26.075). este año caerá al 5,2% en el mejor de los casos. Los casi cuatro años de la gestión Cambiemos han significado la disminución de la participación del Presupuesto Educativo en el Presupuesto Nacional y en relación al PBI. El cierre de programas, el ajuste presupuestario, la subejecución de partidas y el fuerte proceso inflacionario son los ejes que explican la caída de la inversión “nacional” en Educación y Cultura del 1,66% (2015) al 1,35% (2018).

- Desfinanciamiento de los Fondos Nacional de Incentivo. El aporte que hace el Estado Nacional al Salario de todos los Docentes de todas las provincias se mantiene congelado desde Julio de 2016 en $1.210 por cargo. Considerando la inflación ocurrida desde ese momento se ha perdido un 102% del poder adquisitivo del FONID.

- Se ha disminuido el Fondo de Compensaciones Salariales para que las provincias puedan estar en condiciones de responder a la demanda de actualización de los salarios mínimos.

- Aumento de la conflictividad.

- La ausencia de discusión e implementación de políticas públicas pedagógicas que mejoren la enseñanza aprendizaje para brindar una educación de calidad.

Es evidente que estamos nuevamente ante a una campaña precaria desde el punto de vista de la rigurosidad informativa pero muy sólida en su intencionalidad política para seguir socavando los derechos de las y los trabajadores de la educación. Frente a esto, desde CTERA volvemos a sostener la importancia de recuperar para la docencia la instancia de la Paritaria Nacional que había sido clausurada de manera ilegal y unilateral por este Gobierno que culmina con su mandato el próximo 10 de diciembre.

Buenos Aires, miércoles 6 de noviembre de 2019

Sonia Alesso
Secretaria General
Roberto Baradel
Secretario General Adjunto

Leer más ...

“Estado de sitio” para la Educación Pública: Consecuencias a tres años de políticas neoliberales en la Argentina

“Estado de sitio” para la Educación Pública: Consecuencias a tres años de políticas neoliberales en la Argentina

Para la Revista Motor Economico "Motor de Ideas"

Por Sonia Alesso y Miguel Duhalde – CTERA
“Estado de sitio” para la Educación Pública: Consecuencias a tres años de políticas neoliberales en la Argentina
Con las declaraciones de la Ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, quien dijo hoy en entrevista radial que "los docentes tienen menos prestigio que algunas personas que bailan en la tele”; cuando también en la Ciudad de Buenos Aires cierran escuelas nocturnas y Profesorados e Institutos Docentes y en la provincia de la gobernadora María Eugenia Vidal aún no se cerró la paritaria 2018 y persiguen a lxs docentes que hicieron huelga, nos pareció importante compartir la nota que, para Motor de Ideas 8: #TresAñosNeoliberales, realizara la conducción de CTERA (Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina).
La Revista Digital salió hoy y ya la estamos distribuyendo entre nuestrxs seguidorxs.
(Por Sonia Alesso y Miguel Duhalde – CTERA (Especial para Motor de Ideas)) La situación política, económica y el contexto social de la Argentina actual nos llevan precipitadamente a comparar y a equiparar lo que acontece hoy con los años ´90. Sin embargo, esta comparación que hacemos re-quiere también establecer algunas diferencias, especialmente en lo referido al rol del Estado. En los años ´90 se produjo, entre otras cosas, un achicamiento del Estado, se privatizaron las empre-sas nacionales y se dejó en manos del sector privado empresarial la provisión de los diferentes servicios. En cambio, con la llegada al gobierno de la “Alianza Cambiemos”, el Estado fue tomado y cooptado por los empresarios en primera persona, para redefinirlo como un Estado mediador y facilitador de los negocios que hoy pueden concretar quienes están de los dos lados del mostra-dor: los funcionarios de gobierno y los CEOs de las empresas que son los mismos sujetos, familias y “sociedades anónimas”.
A tres años de esta reconfiguración de la política pública en manos a la Alianza gobernante de “Cambiemos”, podemos decir que transitamos un proceso de “restauración conservadora” que, en lo económico, se ve reflejado en un salvaje ajuste neoliberal y, en lo político, se manifiesta en la pérdida de derechos sociales para los sectores populares y el incremento de los privilegios para los “ricos”, con la consecuente profundización de las desigualdades.
Desde el punto de vista económico, basta con analizar el proyecto de presupuesto para el 2019 presentado por el gobierno nacional para tener un panorama general del ajuste que se está lle-vando a cabo en estos años, tanto en los indicadores macroeconómicos como en los recursos ne-cesarios para la sustentabilidad de las políticas educativas.
En el año 2018 el Producto Bruto Interno (PBI) disminuirá en términos reales un 2,4 por ciento (siendo que en el presupuesto 2018 se había previsto un crecimiento 3,5 por ciento). Para el 2019 se espera otra caída de 0,5 por ciento del PBI, aunque el FMI ya anticipó que la recesión será mu-cho mayor. En síntesis, este gobierno finalizará su mandato con un PBI inferior en un 2 por ciento respecto al año 2015. Recordemos que la Ley de Financiamiento Educativo de 2005 exige el cum-plimiento de un 6 por ciento del PBI para la inversión educativa; lo que significa que ese 6 por ciento será calculado sobre una base inferior a la del inicio del mandato macrista, a lo que hay que agregar que este gobierno en 2017 ya dejó de cumplir la meta del 6 por ciento.
El fracaso de la política antiinflacionaria es el otro indicador que afecta especialmente a los secto-res populares. Para 2018 la inflación se calcula en más del 45 por ciento, cuando inicialmente en el presupuesto respectivo se había previsto que sería de entre el 8 y el 12 por ciento. En un contexto donde no se ha convocado a la Paritaria Nacional Docente, a pesar del insistente reclamo de la CTERA desde el año 2017, la pérdida del poder adquisitivo para el sector docente, en promedio, será del 10 al 15 por ciento en el período de referencia.
Por otro lado, durante los primeros años de gestión, el actual gobierno impulsó una política de endeudamiento externo compulsivo y el retorno del FMI, lo que implicó sustituir abruptamente las prioridades del presupuesto para destinar recursos al pago de intereses de la deuda. Consecuen-temente, se ajusta el gasto primario poniendo techos a las paritarias, paralizando la obra pública, disminuyendo el presupuesto destinado a las políticas públicas de educación, cultura y ciencia. Estas medidas han llevado a cambiar la tendencia creciente en la inversión en Educación y Cultura que se había manifestado entre 2007-2015. Para 2019 se plantea profundizar el proceso de desfi-nanciamiento del sector educativo, bajando la inversión en estas áreas a 1,25 por ciento; el nivel de inversión más bajo en una década. Los programas con las caídas presupuestarias más fuertes son el de Infraestructura y Equipamiento (-77 por ciento en términos reales), el Plan Nacional de Educación Digital -ex Conectar Igualdad- (-81 por ciento con referencia a 2015) y el programa de construcción de Jardines de Infantes (-68,4 por ciento). Curiosamente, la construcción de 3000 Jardines de infantes fue una propuesta electoral de la “Alianza Cambiemos” durante la campaña de 2015. También sufren recortes muy importantes en términos reales las políticas socioeducati-vas (-60,2 por ciento), la educación técnica profesional (una caída real de -45 por ciento con res-pecto a 2015) y las políticas de Formación Docente (-36,3 por ciento).
Esta política de desfinanciamiento no se inicia a partir del reciente acuerdo del gobierno con el FMI, pues desde el año 2016 ya se viene transitando al camino de ajuste que ha llevado que el presupuesto destinado al sector educativo para 2019 sea 42,3 por ciento inferior en términos re-ales con respecto al de 2015. Los únicos rubros que no muestran una caída en ese lapso son el Programa de Información y Evaluación de la Calidad Educativa, donde se definen las acciones des-tinadas a implementar mecanismos de evaluación estandarizada.
Si comparamos los rubros de “Formación Docente” (FD) y “Evaluación Educativa” (EE), durante la gestión macrista se observa que mientras la primera (FD) disminuye un 65 por ciento, la segunda (EE) se incrementa en 140 por ciento para todo el período de referencia, respectivamente. Tal como presentábamos al inicio de esta nota, la restauración conservadora también se manifiesta a través de la instauración de un programa político-pedagógico que está en consonancia con las políticas de vulneración de derechos sociales que el macrismo comenzó a desplegar desde su lle-gada al gobierno.
Basados en los preceptos de la “despolitización de los procesos educativos”, plantean que la edu-cación es la que puede resolver todos los problemas. Atados a la lógica del Banco Mundial se des-ligan de la responsabilidad del Estado en tanto garante de condiciones materiales para combatir la pobreza y creen que sólo la educación puede resolver este flagelo.
En estos últimos años la OCDE pasó a ser el referente pedagógico que impone, a través de las pruebas PISA, un currículum global, que centra el proceso educativo en los aprendizajes, los ren-dimientos y resultados. Hay un desplazamiento de los problemas pedagógicos hacia las concep-ciones extranjerizantes de la educación, basados en modelos neocoloniales de dominación y de-pendencia, poniendo a Finlandia, Shangai o Singapur como referentes a seguir.
La pedagogía neoconservadora naturaliza las condiciones de desigualdad y plantea un ideal de “igualdad de oportunidades”, poniendo el foco en los individuos, la meritocracia, las capacidades personales, el emprendedurismo y las competencias, enfatizando, además, en una “pedagogía emocional” y en la aplicación acrítica de las neurociencia en el campo educativo, desde la que se plantea que el problema no son las condiciones sociales sino “el cerebro” de los estudiantes y el “capital mental”.
Asimismo, la restauración conservadora ha intentado deslegitimar sistemáticamente el trabajo de las/os maestros y profesores/as, atacando especialmente a los sindicatos docentes, negado, entre otros ardides, su participación en las discusiones para la definición de las políticas públicas en educación, privilegiando como los nuevos interlocutores a los grupos empresariales, ONGs, fundaciones y/o economistas.
El avance de las tendencias privatizadoras endógena y exógena de la educación han encontrado un campo propicio en la Argentina a partir de la llegada al Gobierno de la Alianza “Cambiemos”. Un proceso basado en el sostenido intento de destrucción de la educación pública que se com-plementa con las políticas que habilitan la introducción de los valores del sector privado y del mercado en la esfera de “lo público”.
A tres años de restauración conservadora, la CTERA plantea la necesidad de derrotar, en las calles y en las urnas, este proyecto de exclusión y desigualdad social, para poder llevar a cabo un verda-dero proyecto pedagógico y político que habilite una pedagogía de la emancipación y la esperanza para nuestro pueblo.
• Sonia Alesso, Secretaria General CTERA
• Miguel Duhalde, Secretario de Educación CTERA

Leer más ...

No se Sanciona la Lucha, nota opinión de Sonia Alesso, Sec. General de CTERA

 

NO SE SANCIONA LA LUCHA

Nota Opinión de Sonia Alesso

Un fallo que frena el intento disciplinador contra los trabajadores

La Justicia del Trabajo de la Provincia de Buenos Aires ordenó no multar a SUTEBA por la medida de acción de los días 30 y 31 de julio.

Este fallo ejemplar es un triunfo de la coherencia y el compromiso de SUTEBA que en todas sus acciones tiene por objetivo la defensa de la Educación Pública.

El atropello injustificado que pretendían llevar adelante las autoridades del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires era un claro mensaje para aquellas organizaciones sindicales que luchamos por nuestros derechos.

En uno de sus afirmaciones el fallo expresa:

“Hacer lugar a la medida cautelar peticionada y en consecuencia ordenar al Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires a que se abstenga de imponer multa, impulsar y/o proseguir cualquier tipo de proceso dirigido en dicho sentido al Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de la Provincia de Buenos Aires (SUTEBA) con relación a los hechos que motivan las presentes actuaciones, sin perjuicio de lo que en definitiva se resuelva al fallarse sobre el fondo de la controversia (artículos 14 bis, 75 inciso 22 C.N., artículos. 23.4 de la Declaración Universal de Derechos Humanos; XXII de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre; 16.1 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos; 8 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y culturales, 3 Convenio 87 OIT, 2 Convenio 98 OIT, 5 Convenio 151 OIT, 20 y 39 C.P., 1, 4, 5, 6, 47, 53 y cc. de la ley 23.55”.

Este no es un fallo más, es un freno a este Gobierno que intenta disciplinar a lxs trabajadorxs que por nuestra lucha sufrimos amenazas, amedrentamientos, sanciones, quita de personerías, multas, despidos, represión, hostigamiento judicial y mediático.

Desde CTERA celebramos esta decisión del Tribunal del Trabajo Nº 3 de La Plata, que deja al descubierto una maniobra que vulnera derechos nacionales e internacionales sobre la libertad sindical.

Desde nuestra organización seguiremos defendiendo el derecho social a la educación, seguiremos exigiendo la convocatoria urgente a la Paritaria Nacional Docente, la resolución de los conflictos provinciales, una nueva Ley de Financiamiento Educativo, la defensa de nuestra jubilación y la continuidad del Fondo Nacional de Incentivo Docente  y el Fondo Compensador de Desigualdades Salariales.

A los gobiernos les volvemos a exigir que dejen de lado la prepotencia, la soberbia, la persecución a los que luchamos.

En democracia la respuesta a las justas demandas de lxs trabajadorxs es el diálogo y el respeto a las organizaciones sindicales.

Porque como dice nuestra consigna: “La Escuela Pública Enseña, Resiste y Sueña”, no dejaremos de luchar, de pie, por nuestrxs derechos.

 

Leer más ...

Nota de Opinión de Sonia Alesso - "El decretazo no es sino un signo de debilidad del Gobierno"

La Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) salió rápida y enérgicamente a repudiar la decisión unilateral y arbitraria tomada por el presidente Macri, quien, el día miércoles 17 de enero del corriente, firmó un decreto que tiene la manifiesta intención de echar por tierra una de las mayores conquistas de los Trabajadores de la Educación en los últimos tiempos: la Paritaria Nacional Docente.

Leer más ...