Menu

Facebook

 

 

Columna Editorial. Marzo 2020

Columna Editorial. Marzo 2020

LO SENTIDO Y LO COMÚN

En la segunda reunión de la comisión “políticas educativas” de la Paritaria Nacional Docente, los sindicatos y los funcionarios del Ministerio de Educación dialogaron y analizaron diversos temas pedagógicos, desplegaron diferentes debates y presentaron matices sobre las problemáticas educativas actuales. 

En ese ámbito paritario (de paridad), hubo un punto en especial que no generó ni la menor discusión entre los sujetos representantes, y que obtuvo un expeditivo acuerdo general. Ese punto refería a la imperiosa necesidad de definir políticas públicas orientadas a cumplir con el artículo 84 de la Ley de Educación Nacional, que establece la responsabilidad del Estado para “garantizar las condiciones materiales y culturales para que todos/as los/as alumnos/as logren aprendizajes comunes de buena calidad, independientemente de su origen social, radicación geográfica, género o identidad cultural”.

¿Qué es “lo común” en la Argentina de hoy? ¿Qué posibilidad hay de pensar “lo común”? independientemente de… el origen social; cuando hay, por un lado, docentes trabajadores que ganan el piso salarial mínimo y, por otro, terratenientes multimillonarios que se niegan a pagar retenciones al Estado por las toneladas y toneladas de soja que exportan. la radicación geográfica; cuando hay, por un lado, quienes viven y “súper”-viven en los “barrios nortes” de la CABA y, por otro, quienes viven y “sobre”-viven en barrios del Norte del país. los géneros; cuando hay, por un lado, quienes someten la condición femenina y patologizan la diversidad y, por otro, quienes luchan contra la matriz ideológica de dominación patriarcal. la identidad cultural; cuando hay, por un lado, quienes creen que “volver al mundo” es ser parte de un sistema global de dominación con lógica eurocéntrica y, por otro, quienes sostienen la posición latinoamericanista de liberación y emancipación de los pueblos. Es hora, entonces, de preguntarnos si estos “aprendizajes comunes de buena calidad”, de los que habla el artículo 84 de la LEN, van a seguir siendo “medidos” por las pruebas PISA que son elaboradas por una empresa privada que hace negocios a escala global como Pearson o si, por el contrario, esos “aprendizajes comunes de buena calidad” empezarán a ser definidos por otros sujetos pedagógicos que están dando la disputa por un proyecto político-educativo popular, inclusivo, justo, solidario e igualador.

En este sentido, elegimos el Día Internacional de las mujeres trabajadoras, como un momento propicio para reflexionar sobre el ejemplo que está dando en su lucha el movimiento que vienen desplegando las mujeres. Porque gracias a los planteos de ese movimiento se han podido visibilizar cada vez más los distintos modos de dominación que se conjugan para que el poder hegemónico imponga, entre otras cosas, esos aprendizajes comunes. Porque el movimiento de mujeres se volvió una denuncia que va más allá de las cuestiones del género, pues también abarca y aglutina los reclamos por la justicia social, la igualdad, el respeto a la diversidad, la solidaridad, y representa una posibilidad para superar esos modos de dominación global que hegemónicamente hoy se manifiestan a través del patriarcado, el colonialismo y el capitalismo.  Si hoy esto es “lo común” y “lo sentido”, habrá que sostener una importante batalla por el sentido común en perspectiva de clase trabajadora; y las/los docentes tenemos una papel clave que jugar en esto.

Miguel Duhalde

Sec. Educación - CTERA

Más en esta categoría: Columna Editorial. Marzo 2020 »
volver arriba